monturque.info

 

El cementerio y sus pequeñas historias

La visita a los cementerios en el día de Todos los Santos, víspera del día de los Fieles Difuntos, es una tradición muy arraigada en toda España. Durante unos días estos lugares reciben más visitantes que durante el resto del año. La mayoría de ellos para adecentar, limpiar, poner flores o encender velas a sus familiares fallecidos. Los menos, aunque cada vez en mayor número, son curiosos en busca de una imagen, una anécdota, una historia…

Y es que los cementerios están plagados de pequeñas historias, las de cada una de las personas que allí fueron sepultadas, las de sus más allegados o las del propio entorno que les rodea. Cada uno de los nombres, las lápidas y los epitafios encierra su propio misterio. Los hay enigmáticos, poéticos, dramáticos e incluso humorísticos. Muchos de ellos acompañados por fotografías, objetos personales, imágenes religiosas y alguna que otra horterada fabricada en tierras asiáticas.

Detalles modernos aparte, merece la pena dar un paseo y detenerse unos instantes ante cada una de esas lápidas para contemplar y entender las circunstancias personales que rodearon al difunto. Desde el perfeccionista que hizo tallar en su lápida de pizarra la hora de su fallecimiento en un artístico reloj de pared, hasta el más sencillo que se limita a manchar su nicho blanqueado una y mil veces con unas enigmáticas iniciales; desde los tres pequeños hermanos víctimas del cólera que fueron enterrados juntos, hasta los ancianos centenarios y llenos de recuerdos; desde el pobre hombre que fue enterrado junto a su suegra a la que no soportaba, hasta el matrimonio que permanece unido aún después de la muerte.

Son historias únicas de personas anónimas, que nunca aparecerán en ningún libro ni se estudiarán en el colegio. Ese es el valor oculto de los cementerios: su capacidad para hacernos recordar, conocer y entender nuestra propia Historia formada por la memoria histórica de nuestros antepasados, personas que un día caminaron por las mismas calles que nosotros, trabajaron los mismos campos y contemplaron los mismos paisajes.

Mucho se ha hablado en los últimos años de “memoria histórica”, pero lo cierto es que a nuestros camposantos, donde se resguardan la memoria y la historia,  los tenemos bastante olvidados, salvo estos tres días al año. Hay quien ni siquiera va esos días porque simplemente no le gustan los cementerios.

Afortunadamente todos no pensamos así. Los monturqueños vivimos esta festividad de los Fieles Difuntos con gran intensidad, no hay más que contemplar el colorido que presentan los muros del cementerio y los centenares de lucecitas encendidas. Además, estamos muy acostumbrados a contemplar el trasiego de curiosos en nuestro antiguo cementerio. No obstante su subsuelo alberga uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Andalucía: las Cisternas Romanas, verdadera joya arquitectónica única en España y, para la mayoría, razón número uno por la que venir a Monturque en cualquier época del año.

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Alguien sabe donde están enterrados los que no fueron bautizados? Suponía un lugar, pero me encontré con una puerta metálica cerrada.
    Como puedo acceder a donde se supone que está mi hermanito enterrado?
    Por otra parte, tal vez no estoy en el apartado apropiado. Pero os pregunto porqué no suenan las campañas del reloj de la plaza? Al menos de día ….!!
    Gracias .

Trackbacks

  1. Nuestro Padre Jesús Nazareno protagoniza el Día de Todos los Santos | monturque.info

Escribe un comentario

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.