monturque.info

 

Monturque venera las reliquias de San Juan de Ávila

Entre los días 4 y 6 de marzo los fieles monturqueños recibieron y veneraron las reliquias de San Juan de Ávila, en la ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz y la parroquia de San Mateo.

Durante estos tres días las reliquias de San Juan de Ávila han estado bien acompañado tanto de adultos, en los primeros días, como de jóvenes, en la jornada de traslado entre templos, donde todos los asistentes ofrecieron rezos y canciones.

Los cultos fue dirigidos por el párroco don Francisco Hidalgo Rivas, quien además de oficiar las distintas eucaristías, estuvo explicando a los asistentes la vida e historia de este santo, así como una descripción del Relicario. La obra representa las reuniones de San Juan de Ávila con sus discípulos, la cual contiene en su interior una parte de la clavícula y otra del corazón de este santo.

Después de permanecer unos días en Monturque, las reliquias continuarán su viaje de peregrinación por otros templos del arciprestazgo de Aguilar de la Frontera-Puente Genil.

San Juan de Ávila, conocido como el Apóstol de Andalucía, nació en Almodóvar del Campo en 1500, se ordenó sacerdote y fue destinado por el Arzobispo de Sevilla en las tierras del sur de España. Fue denunciado falsamente ante la Inquisición por haber sostenido algunas doctrinas sospechosas, obligándole a sufrir la reclusión en la cárcel el tiempo que duró el proceso. En 1533 fue absuelto y se trasladó a Córdoba donde centró su interés en mejorar la formación de quienes se preparaban para el sacerdocio.

Fundó numerosos colegios, logró numerosas conversiones como la de San Juan de Dios, y fue director espiritual y consejero de diferentes personas como San Francisco de Borja, Santa Teresa de Jesús y Fray Luis de Granada. Finalizó sus últimos días en Montilla entre 1554 y 1569.

Juan de Ávila fue beatificado por León XIII en 1894, declarado patrono del clero secular español en 1946 por Pío XII, canonizado por Pablo VI en 1970 y proclamado Doctor de la Iglesia en 2012 por Benedicto XVI.

Etiquetas: , , ,

Escribe un comentario

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.